El Dolor




















El dolor no se aleja.
No se oculta, adopta distintas formas y texturas, pero merodea siempre en la vida propia, y de los que están cerca, o lejos.
Un amigo, un hijo, un padre…un amigo…un amigo…
Si pudiera con mi mano atravesar lo indivisible
y diluir la punzante sensación.
E informarle a tus mejillas que la hora de sonreír, está por regresar.