Fragilidad

Algunas personas son tan frágiles como cerámicas.

También se quiebran, se rompen, se desintegran, hasta que unas manos tibias giran en torno a sus trizas, y todo vuelve a girar…

Otras veces, no obstante, tienen afiladas aristas que lastiman, desgarrándote la piel.

Y el alma.