Salvajes


Amigos del viento y la sal
y yo
ausente de palabras
siento
su camino lejano, como mío.
Sin rumbo, pero decididamente hacia allá,
donde sólo el mar decide el sentido,
donde no hay preguntas ni respuestas.