Yo vivo ...











Lente que se esconde, se mezcla, se distancia, se acerca,
es una más,
una menos,
camina y respira...
y Buenos Aires nunca se rinde.
Tristeza y Amor se fusionan,
desesperadamente,
en nublados soles rioplatenses.