.Verme.



Y de pronto me detuve
con las pupilas estiradas hacia el cielo de árboles
y me ví perdida, casi sonámbula, 
buscando tu palabra
para jalar de mí misma.